La palabra de Dios nos manda a trabajar para su Reino. Es a través de este trabajo que podemos impactar el mundo en el que vivimos. Nos es necesario reconocer cada uno de los ministerios en los que encontramos apoyo. 

1 Tesalonicenses 5:12-13 nos dice Pero os rogamos hermanos, que reconozcáis a los que con diligencia trabajan entre vosotros, y os dirigen en el Señor y os instruyen, y que los tengáis en muy alta estima con amor, por causa de su trabajo. Vivid en paz los unos con los otros.”

Trabajar para el Reino de los Cielos es y será siempre un privilegio. Es nuestro deseo que cuando Jesús vuelva por segunda vez nos encuentre trabajando para su reino.